sábado, 25 de agosto de 2012

Novena en honor de Nuestra Señora de Covadonga 2012


Monseñor Renzo Fratini, nuncio apostólico en España, abrirá el próximo día 30 la novena a Nuestra Señora de Covadonga, que se desarrollará hasta el día 7 de septiembre, con el título «¡María, dichosa tú, que has creído!». La cercanía de los actos religiosos se nota ya en el santuario, donde ayer se desarrollaron varias obras para adecentar algunos rincones. La jornada de ayer fue, además, una de las más multitudinarias en Covadonga, donde se registraron colas para acceder a la santa cueva.
La novena, que dará comienzo a las seis de la tarde con la celebración de la santa misa en la basílica, para proceder posteriormente al rezo del rosario en procesión con la imagen de la Santina hasta la cueva, orienta su atención al «Año de la fe», que se inicia en octubre con ocasión del 50 .º aniversario de la apertura del concilio Vaticano II.
El viernes día 31, el arcipreste del Nalón, José Ángel Pravos Martín, se encargará de predicar la misa de la novena, bajo el título «Lo imposible se hace posible cuando Él nos anuncia su salvación». Le seguirán los arciprestes de Villaviciosa, Gaspar García Muñiz, el sábado 1 de septiembre; el de Siero, José Julio Velasco Rolaño, el día 3; el de Villaoril, Jesús Emilio Menéndez Menéndez, el día 4; el del Eo, Jorge Cabal Fernández, el día 5, y el de Llanes, Francisco Javier Panizo Calvo, el día 6 de septiembre.
El domingo 2 de septiembre oficiará la santa misa de la novena el arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz Montes, que contará con la asistencia de los obispos de la provincia eclesiástica de Oviedo; en tanto el viernes 7 de septiembre, será el turno de predicación para al abad del real sitio, Juan José Tuñón Escalada, con el título «María y los apóstoles, la Iglesia que acoge al Espíritu», fecha ésta en la que, a las 22.00 horas, se celebrará la vigilia de oración con los jóvenes.
Como ya es tradición, la solemnidad de Nuestra Señora de Covadonga y Día de Asturias tendrá lugar el 8 de septiembre, a las doce del mediodía, con la eucaristía en la basílica del santuario presidida por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes. Además, este año ofrecen el ramu a la Santina las parroquias de Santa María, de Posada de Llanes; Santa Eulalia, de Ardisana; Santa María Magdalena, de Rales; San Pedro, de Vibaño; Nuestra Señora de Covadonga, de los Callejos; San Juan, de Caldueño, y Santa Eugenia, de Meré.               
Publicado por J.M. Carbajal
Diario La Nueva España, 24 agosto de 2012 
 

sábado, 4 de agosto de 2012

IV Ciclos de conciertos de órgano de Covadonga

Por cuarto año consecutivo, al acercarse la cita diocesana de la novena a la Santina, el Santuario de Covadonga se prepara para este acontecimiento con un ciclo de cuatro conciertos de órgano los días 5, 12, 19 y 29 de agosto.
Invitados por el Cabildo del Real Sitio participarán los organistas José María Martínez, director del Conservatorio de Avilés y organista de Santo Tomás de Cantorbery; Fernando Álvarez, organista del Santuario de Nuestra Señora de Covadonga, y Rubén Díez García, sacerdote, licenciado en la especialidad de órgano por el Pontificio Istituto di Musica Sacra en Roma. Mientras que el día 19, acompañados por el organista de la Basílica, lo harán Jaime Menéndez Corrales, organista litúrgico en Soto del Barco, y Víctor Urdialez Ruíz, antiguo escolano de Covadonga.
Los tres primeros conciertos serán a las cuatro y media de la tarde, en el órgano mayor de la basílica de Covadonga, mientras que el del miércoles 29, será a las siete de la tarde, en la Real Colegiata de San Fernando.

viernes, 27 de julio de 2012

El diario La Nueva España entrevista al Abad de Covadonga: "La principal preocupación en Covadonga es mantener viva la espiritualidad".

-Después de cuatro años como abad de Covadonga, ¿cuál es su balance?
-El balance es muy positivo porque es un lugar muy entrañable para los asturianos y de una gran proyección. Es una experiencia humana y sacerdotal que enriquece profundamente. Tiene su complejidad, no es una labor fácil, porque hay que tener en cuenta muchos aspectos y la sensibilidad con que todos miramos a Covadonga.
-¿Dónde encuentra la mayor complejidad?
-Uno debe de ser muy sensible a la pluralidad de matices, estar abierto a la idea que cada uno tiene. Covadonga es un lugar profundamente espiritual, pero también abierto a unos visitantes que no siempre son peregrinos. Es fundamental la actitud de diálogo y de acogida, que responde al espíritu de todo santuario, y más en este caso. Exige armonía de corazón y de espíritu y un conocimiento profundo de la honda significación de Covadonga.
-¿En qué consiste, exactamente, ser el abad de Covadonga?
-En velar por que el santuario mantenga su identidad y su lenguaje, inicial y fundamentalmente espiritual. Estar muy abierto a la realidad humana y eclesial que nos rodea; la gente viene con sus historias, vivencias y mentalidad. Coordinar el santuario, haciendo que sea un lugar, sobre todo, de acogida. Tenemos el santuario, la santa cueva, la escolanía, la acogida de peregrinos, etcétera. También mantener una estrecha colaboración con el Arzobispo y ser muy sensible a las necesidades que plantea el santuario, que van cambiando.
-¿Cómo ha evolucionado el número de visitantes?
-Ha crecido considerablemente. A lo largo del año supera los dos millones y medio de personas. Es una cifra muy significativa.
-¿Cómo es un día rutinario en su vida en el santuario?
-Alas 8:30 horas estamos en la Basílica para la oración de la mañana y la misa. Después desayunamos los sacerdotes juntos y programamos las tareas del día. Suelo celebrar la misa de la santa cueva y dedico la mañana a tareas y gestiones del santuario. Comemos en común, y por la tarde preparo alguna conferencia o publicación, hasta las 18:30 horas, cuando tenemos el rezo. Hasta la hora de la cena solemos atender tareas propias del santuario. Siempre es un programa abierto porque a Covadonga llega mucha gente y para mí es una prioridad el estar lo más disponible que pueda para atenderla.
-¿Qué significa Covadonga para los asturianos?
-Mucho. Venir a Covadonga nos ayuda a comprender el alma de Asturias, su historia, su espiritualidad y su sensibilidad. No sólo por la naturaleza o por la historia, sino también por cómo rezamos, cómo venimos. La religiosidad en otras zonas de España es más expresiva, aquí en Asturias los sentimientos son más contenidos, pero intensos. Estando aquí, uno se da cuenta de lo hondo, lo profundo que está metido en el alma de los asturianos.
-¿Y para usted?
-Soy asturiano, por lo que participo de ese sentimiento y de las emociones que sentimos en Covadonga. Como sacerdote, el santuario es parte muy importante de la vida de la Iglesia en Asturias. Como historiador, estar en un lugar con una historia tan definida con su identidad me produce una satisfacción enorme. En el plano pastoral, la riqueza humana del contacto con los peregrinos, con situaciones muy diversas, me enriquece enormemente. A Covadonga se viene con el corazón casi en la mano.
-¿Perciben aquí la situación económica y social que se vive en el país?
-Sí, percibimos la situación de crisis, que no sólo es económica, afecta a valores muy profundos. No sólo en el ámbito de los aspectos materiales o económicos, sino también porque vemos que la gente viene con bastante tristeza, con desesperanza, con mucha preocupación. Eso permite percibir que se viene a Covadonga buscando aliento, fortaleza, ánimo, esperanza.
-¿Cómo cree que conviven en Covadonga la dimensión espiritual y la turística?
-No son en absoluto excluyentes. Nosotros solemos hablar de visitantes. Pueden venir con motivación preferencialmente religiosa y la visita es una peregrinación. Llegan desde Asturias, de otroslugares de España o de fuera, muchos de Estados Unidos, México e Hispanoamérica. Luego, está el visitante que viene a conocer Asturias, que puede tener una vivencia religiosa aunque no haya venido con ese motivo, y hay una parte cuya prioridad es turística. Nuestra principal preocupación es manter viva la espiritualidad, un mensaje, una luz que creemos que también enriquece a quien puede venir solo por turismo.
-Han reforzado los lazos con la emigración asturiana, ¿cómo lo sienten afuera?
-Tienen una hondísima tradición en Covadonga y su visita es extraodrinaria, vienen familias enteras y arrastran a sus familiares de aquí. Estuve recientemente en Venenzuela y abrimos un cauce de comunicación; ahora estamos desarrollando un proyecto de restauración de la exedra de La Santina. Lo promueven y financian desde allí, buscando que haya un signo de esa devoción de la emigración asturiana hacia Covadonga.
-¿Qué otros elementos necesitan restauración en Covadonga?
-Hay muchas cosas que piden un mantenimiento, como la pavimentación de la explanada de la Basílica. Barajamos, además, una ampliación y reordenación del Museo y nos gustaría que hubiera una sala de exposiciones temporales, para que parte del patrimonio se pudiese dar a conocer un poco más. El santuario es un espacio tan abierto y de tal proyección que abre muchas posibilidades.
-En otoño comienzan la Novena del Año de la Fe.
-Sí, ha sido promovido por el Papa para toda la Iglesia Católica y, aunque empieza en octubre, en septiembre va a venir el Nuncio Apostólico en España. Será un momento extraordinario, intenso, vendrán personas de todas las parroquias y todos los grupos. Queremos que toda la renovación en las mejoras de la santa cueva, la exedra y demás componentes de tipo litúrgico y simbólico estén preparados para ese momento.
-Dos tiendas del santuario fueron objeto de robos hace algunas semanas, ¿cómo lo han vivido?
-Es una experiencia triste, dura, difícil y desagradable, que nos ha obligado a intensificar la seguridad en el santuario. Pero no nos impide seguir mimando, cuidando y poniendo ilusión en lo que Covadonga significa. Este es un lugar abierto en el sentido más amplio y positivo de la palabra, es un lugar de paz y tranquilidad.
Historiador y sacerdote
Juan José Tuñón nació en Pola de Lena en 1956, estudió en el Seminario de Oviedo y obtuvo la licenciatura en Geografía e Historia en la Universidad de la capital asturiana. Además, es licenciado y doctorado en Historia de la Iglesia por la Universidad Gregoriana de Roma y diplomado en Archivística, Paleografía y Diplomática en el Archivo Vaticano. Destaca su faceta como docente en el Seminario de Oviedoy su dilatada experiencia como párroco de Naveces, Santa María del Mar, Santiago del Monte y Bayas, todos ellos pueblos del concejo de Castrillón, donde estuvo 23 años. En 2008 fue nombrado Abad de Covadonga por el anterior arzobispo, Carlos Osoro. Pertenece a varias comisiones de patrimonio. Es miembro del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) desde marzo y buen conocedor de la historia de Covadonga, sobre la cual ha realizado varios trabajos, como «Patronazgo real y vida capitular en Covadonga (s.XVIII)» e «Intervención episcopal y religiosidad popular en Covadonga (s.XVI-XIX)».
Publicado por Patricia Martínez
Diario la Nueva España 27/7/2012

miércoles, 25 de julio de 2012

Cursos Musicales de Verano en Covadonga

Desde el 27 de julio y hasta el 2 de agosto se desarrollará en el Santuario de Covadonga un curso intensivo de perfeccionamiento musical organizado por la Asociación Española de Amigos de la Viola (AESAV) y que cuenta con la colaboración del Cabildo del Real Sitio. Los profesores que imparten el curso son:  David Ballesteros, Violín (London Shimphony Orchesta);  Felipe Rodríguez, Violín Concertino (Orquesta Gubelkian, “Trío Arriaga”); Luis Magín, Viola Concertista, profesor del Conservatorio Superior de Música del Principado de Asturias (CONSMUPA); Adolfo Gutiérrez, Violonchelo Concertista de la Escuela Katarina Gurska y Rubén Abel, Guitarra Concertista y profesor del Conservatorio superior de Música del Principado de Asturias (CONSMUPA). El curso se desarrollará en el edificio de la Escolanía y constará de 5 clases individuales, clases magistrales colectivas, talleres, charlas y conciertos.
El primero de los conciertos será el sábado día 28 de julio a las siete y media de la tarde en la Iglesia de la Colegiata de San Fernando y correrá a cargo de los profesores del Conservatorio Superior de Música, “Eduardo Martínez Torner”, del Principado de Asturias, Luis Magín Muñiz (Viola), Rubén Abel Pazos (Guitarra) y Antonio Peña (Violonchelo) los cuales ofrecerán un repertorio de  música española.

sábado, 14 de julio de 2012

La emigración asturiana en Venezuela restaura la exedra del altar de la Santina

La restauración de la simbólica exedra que rodea el altar e imagen de la Santina, en la santa cueva de Covaonga, será sufragada por la emigración asturiana en Venezuela. Otros elementos ornamentales y de uso litúrgico que forman parte del altar y capilla de la santa cueva también serán objeto de tareas de restauración. Una comisión formada por profesionales en arquitectura, historia y arte, y en la que participa también algún profesor de la Universidad de Oviedo, asesorará y seguirá el proceso restaurador.
El autor de la Exedra fue Juan José García, oriundo de una familia asturiana pero nacido en Madrid y máximo representante de la orfebrería española en sus tiempos. Consiguió numerosos premios tanto nacionales como internacionales por su arte y entre sus obras merecen destacar la corona y aureolas de la Virgen de la Almudena, la reconstrucción de la imagen de la Virgen de Ujué, en Navarra y el altar mayor de la Iglesia de Santo Tomás de Avilés.
Da la casualidad de que dicha Exedra, junto al frontal del altar de la Santa Cueva que representa la batalla de Covadonga, fueron realizadas por Juan José García y se presentaron al público por primera vez en una exposición organizada por el Centro Asturiano de Madrid, en el Salón de los Espejos de uno de sus locales de la Calle Arenal nº 9. Allí estuvieron ambas piezas expuestas desde  día 4 hasta el día 12 de mayo de 1956.
No es ésta la primera restauración que sufre la Exedra ya que con anterioridad, en 1971 y debido a las condiciones de frío y humedad que hay en la Santa Cueva, tuvo que ser restaurada por Pedro Álvarez Miranda.
Con esta intervención se pretenden conservar y mantener diversos elementos ornamentales y litúrgicos situados en el altar de la patrona de Asturias, que se encuentran considerable y notoriamente afectados por el paso del tiempo y la alta humedad de la gruta. El singular carácter espiritual e histórico de la santa cueva hace que sea lugar de ineludible visita en Covadonga, siendo millares los peregrinos y visitantes que pasan por ella a lo largo de todo el año. Razón por la que constituye un importante y destacado referente de Covadonga.
De este modo, en el mismo corazón del santuario mariano de Covadonga, y junto a la imagen de la Santina, quedará también testimoniada la devoción de la emigración asturiana a la patrona de Asturias, sirviendo de referencia a los descendientes de esa emigración que con emoción acuden periódicamente al real sitio.

Parte de esta información ha sido publicada por J.M. Carbajal en La Nueva España 13/07/2012 el resto por Javier Remis Fernández

jueves, 12 de julio de 2012

V Curso de Verano en Covadonga. “Las Raíces Cristianas de Europa”

A partir de hoy, jueves 12 de julio, la Asociación Católica de Propagandistas desarrollará en Covadonga el quinto curso de verano  que lleva por título Las Raíces Cristianas de Europa. En dicho curso un grupo de pensadores reflexionarán sobre la identidad cultural, histórica, política y cristiana del viejo continente.
La inauguración del curso es a las 18 horas y correrá a cargo del Abad del Real Sitio. A continuación el obispo de Lugo, don Alfonso Carrasco Rouco, intervendrá en una “Lección Inaugural”.
En estas ponencias que se desarrollan en Covadonga, hasta el sábado 14 de julio, intervendrán don Juan Caamaño Aramburu, Licenciado en Ciencias Religiosas y responsable de las Jornadas de Católicos y Vida Pública; don Agustín Domingo Moratalla, profesor de Política y Moral de la Universidad de Valencia; dña. Mercedes Soto Falcó, Diplomada en Ciencias Religiosas y perteneciente al Movimiento Schonsttat; don Teófilo González Vila, Catedrático de Filosofía; don Andrés ollero Tassara, Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Juan Carlos I y don Benigno Blanco Rodríguez, miembro de la Pontificia Academia Pro Vita y Presidente del Foro Español de la Familia.

martes, 10 de julio de 2012

Presentación de Las Edades del Hombre en Covadonga

El miércoles, 5 de julio se presentó en Covadonga la decimoséptima edición de la exposición  “Las Edades del Hombre” que este año se celebra en Oña (Burgos). Dicha exposición, que lleva por título MONACATUS, se desarrollará entre el 23 de mayo y el 4 de noviembre de 2012 en el Monasterio de San Salvador de Oña sin lugar a dudas un lugar de excepcional para disfrutar de la belleza del arte en un entorno con más de mil años de antigüedad.
Esta magnífica muestra de arte sacro cuenta con un total de 138 obras artísticas y su principal argumento expositivo gira en torno a la vida monástica de la iglesia católica, gracias al rico patrimonio religioso-cultural de los monasterios de Castilla y León.
Las entradas para menores de 12 años es gratuita, para el resto es de 3 euros. También existen visitas guiadas de unos 50 minutos de duración cuyo coste es de 50 euros hasta un máximo de 20 personas pero para estas es necesario hacer reserva. Para todos aquellos que la quieran visitar hemos de decir que los horarios son de martes a jueves de 10 a 14 h. y de 16 a 20. Sábados, domingos y festivos de 10 a 20 h. en horario ininterrumpido. Los lunes permanecerá cerrada.

viernes, 22 de junio de 2012

Las Marías de los Sagrarios en Covadonga

La Congregación de las Marías de los Sagrarios fue fundada por el Beato Manuel González García con el fin de acompañar y reparar a Jesús  Sacramentado. El 4 de Marzo de 1910, en Huelva, dando un retiro mensual a las señoras de su parroquia, comunica la idea, que tiene perfiles y fuerza de llamamiento fundacional. Será el comienzo de la Unión Eucarística Reparadora (UNER). En Asturias aún tardarían dos años más, en 1912, aunque no es hasta el 15 de diciembre de 1916 cuando es oprobada la Obra de las Marías de los Sagrarios por el entonces Obispo de la Diócesis de Oviedo Mons. Francisco Javier Baztán y Urniza.
Su primer director fue el padre Ibáñez Ibeso S.J. y dentro de la primera Juntra Diocesana, estaban doña Teresa Collantes de Herrero como Presidenta Honoraria, doña Gertrudis Álvarez Mir como Presidenta, doña Julia Feito de Soto como Vicepresidenta y doña María Antonio de Bustamante como Secretaria.
Este viernes, día 22 de junio, como cada año, las Marías de los Sagrarios peregrinan a Covadonga. Éste es para ellas un año especial celebran su primer centenario en Asturias. Las Marías de los Sagrarios de Asturias, sin embargo, no hicieron su primera peregrinación a Covadonga hasta el año 1918, fecha que coincide con la de la coronación canónica de la Virgen y con el XII centenario de la conmemoración de la batalla de Covadonga.
Para darnos cuenta lo grandiosa y fervorosa que es esta tradición podemos decir que ya en el año 1934 legaban al Santuario en torno a unas cuatro mil Marías de los Sagrarios. Hoy, peregrinan cerca de doscientas. Esperemos que estas sepan transmitir esa fe y devoción a familiares, personas y amigos para que con el paso del tiempo generaciones futuras puedan continuar con esta tradición.

sábado, 2 de junio de 2012

Encuentro por la mejora de la educación en Covadonga

Se celebran los días 1,2 y 3 de junio de 2012 en Covadonga las I Jornadas intercantábricas del Fórum Europeo de Administradores de la Educación del Principado de Asturias (FEAEA). Dichas jornadas van dirigidas a profesionales, estudiantes, familias e instituciones relacionadas e interesadas en la infancia y están organizadas por el Fórum Europeo de Administradores de la Educación del Principado de Asturias (FEAEA).
FEAEA es una red de personas interesadas en la creación de conocimiento, en el trabajo colaborativo, en el enriquecimiento mutuo, en la innovación y en el cambio en educación participando en la construcción de acuerdos con familias, profesionales, instituciones y con la sociedad en su conjunto. Es más, estas jornadas llevan por título “Retos y respuestas para la educación infantil en momentos de cambio”.
Estas jornadas tienen como finalidad generar un espacio de encuentro en el que participarán los Forums de Euskadi, Galicia, Cantabria y Asturias para abordar las últimas aportaciones científicas y didácticas en el ámbito de la educación infantil; conocer las buenas prácticas que de forma contrastada se están desarrollando en estas regiones y profundizar en las políticas educativas que las avalan.
Las jornadas combinarán ponencias, mesas redondas, y talleres que tratarán de favorecer la comunicación entre los asistentes, el intercambio de experiencias y el aprendizaje entre iguales; metodología que considera esta organización como útil y eficaz para promover redes de trabajo para desarrolar proyectos innovadores en colaboración.

viernes, 25 de mayo de 2012

Favila, de Carlos María Esquivel

Obra perteneciente a la serie cronológica de los Reyes de España del Museo del Prado y depositada en el Museo de Covadonga.
En éste lienzo Favila viste manto rojo sobre una túnica que parece ser azulada y rematada, al igual que la de su padre, con ribetes dorados y pedrería. De figura frontal y estática, en la mano derecha lleva una lanza que puede representar la afición de éste a la caza, descansando la izquierda sobre la empuñadura de su espada. En la cabeza lleva un casco de guerrero, luciendo larga melena y barba.
Hijo de Pelayo, a quien sucedió en el trono, su reinado apenas duró dos años. Se casó con Froiliuba y tuvo una hija llamada Favinia que contrajo matrimonio con el duque Luitfred de Suevena.. Se le conoce por su fatal muerte en las garras de un oso durante una cacería en Llueves (pueblo cercano a Cangas de Onís),
No se caracterizó éste por las luchas contra el invasor, sino que trató más de satisfacer sus gustos y aficiones, siendo el único hecho relevante el mandato de construir una iglesia en Cangas de Onís en honor a la Santa Cruz.
Esta iglesia se construyó sobre un antiguo dolmen y fue edificada para venerar la cruz de madera de roble que su padre llevó como estandarte en la Batalla de Covadonga. Reedificada en 1632 y destruida de nuevo en 1936, durante la Guerra Civil Española,  se vuelve a construir por Luis Menéndez Pidal y Antonio Capitel, conservándose hoy en día el dolmen y una réplica de la lápida de fundación que viene a decir lo siguiente: “Sea agradable a Cristo esta Iglesia por el trofeo de la Cruz, la cual su siervo Favila edificó con su probada fe, con Froiluba su mujer y sus hijos, los cuales por tu merecimiento ¡Oh Cristo!, tengan cumplida gracia y después de esta vida misericordia eterna”[1] ( 27 de octubre del año 737).
Falleció en el año 739 y fue enterrado en esta misma iglesia lugar en el que también, años más tarde, reposarían los restos de su esposa Froiliuba.


[1] Luciano López y García-Jove. Historia de los Reyes de la Monarquía Asturiana. 2ª edición. 1974. Gráficas Lux.

Don Pelayo, de Luis de Madrazo

Obra perteneciente a la serie cronológica de los Reyes de España del Museo del Prado y depositada en el Museo de Covadonga.
En el lienzo Pelayo aparece representado como un guerrero que se disponerse a la acción al aparecer éste desenvainando su espada y tener ligeramente adelantado el pie derecho. Viste manto blanco sobre una túnica roja rematada con ribetes dorados que se decoran con abundante pedrería. En la mano derecha sostiene una espada, mientras que en la izquierda lleva una cruz de madera, que se supone es la de la Victoria.
Su figura, de gran fuerza, se enmarca en un paisaje agreste como el de Covadonga, bastante montañoso y rocoso. Éste parece estar situado dentro de la Cueva. A la derecha, muy difuminado, podemos percibir una cascada de agua que también podría hacer alusión al típico chorrón que hay bajo la Santa Cueva, mientras que al fondo en un cielo tormentoso parece abrirse una luz o resplandor que puede representar el nuevo amanecer.
No existe ningún documento que nos dé constancia de los orígenes de Pelayo, mientras que unos lo sitúan en Toledo,  en Tuy (Galicia), o en Cantabria, otros sin embargo, los que somos asturianos, decimos que era Astur. Lo que sí se sabe es que era hijo del duque fáfila, que lucho como espatario al lado de don Rodrigo en la Batalla de Guadalete (año 711) y que con un pequeño grupo de tropas vencidas llegó a Covadonga para refugiarse. Aquí incitó a la población a manifestarse contra el dominio musulmán y refugiándose en una cueva, donde un ermitaño custodiaba una imagen de la Virgen, imploró la Protección Divina.
Las tropas cristianas lo eligieron como el hombre que los había de liderar, y así lo proclaman en el año 718, fecha que se toma como inicio de La Reconquista, pero no es hasta el año 722 cuando tiene lugar la Batalla de Covadonga, en la cual las tropas cristianas se proclaman vencedoras.
Una vez consolidada la monarquía asturiana establece la corte en Cangas de Onís, que durante cincuenta y siete años será la capital del Reino Astur.
A su muerte, en el año 737, es enterrado en una iglesia cercana a Covadonga, llamada Santa Eulalia (o Santa Olalla) de Abamia, aunque posteriormente, sus restos son trasladados a la Cueva en tiempos de Alfonso X “el Sabio”[1].
En el sepulcro actual se puede leer la siguiente inscripción:
AQVI YAZE EL S REY DON PELAIO
ELLETO EL ANO DE 716 QVE EN
ESTA MILACROSA CVEBA COME
NZO LA RESTAURACION  DE ESPA
NA BENZIDOS LOS MOROS FALLECIO
ANO 737 Y LE ACOPAÑA SS MVSER Y ERMANA

[1] Pudiera ser que se llevara sólo algún resto, porque según comenta el Conde de la Vega del Sella, en su obra, El dolmen de la Capilla de Santa Cruz, (Memoria núm. 22. Junta para la Ampliación de Estudios, 1919, pp. 37-38): Según versión oída a un testigo presencial, en la visita que hizo el Rey Alfonso XII al Santuario de Covadonga, fueron examinados los sepulcros que allí se encuentran, no hallándose en el de Pelayo más que un fémur de grandes dimensiones y una chapa delgada de plata en forma de doble cinto”.

domingo, 13 de mayo de 2012

HIMNO DE LA VIRGEN DE COVADONGA

Bendita la Reina de nuestra montaña,
Que tiene por trono la cuna de España
Y brilla en la altura más bella que el sol.
¡Es madre y es Reina! Venid, peregrinos,
Que ante ella se aspiran amores divinos
Y en ella está el alma del pueblo español.

Dios te salve, Reina y Madre
Del pueblo que hoy te corona,
Y en los cánticos que entona
Te da el alma y corazón.
Causa de nuestra alegría,
Vida y esperanza nuestra,
Bendice a la patria y muestra
Que sus hijos tuyos son.

Como una estrella del alba,
Brilla anunciando la gloria;
Y es el pórtico su gruta
Del templo de nuestra historia;
Ella es el cielo y la patria,
Y el heroísmo y la fe;
Y besa el alma de España
Quien llega a besar su pie.

¡Virgen de Covadonga, Virgen Gloriosa!
Flor del cielo que aromas nuestra montaña;
Tú eres la más amante, la más hermosa,
Reina de los que triunfan, Reina de España.
Nuestros padres sus ojos a Ti volvieron,
Y una patria en tus ojos adivinaron;
Con tu nombre en los labios por Ti lucharon,
Con tu amor en las almas por Ti vencieron.

Bendita la Reina de nuestra montaña,
Que tiene por trono la cuna de España
Y brilla en la altura más bella que el sol.
¡Es madre y es Reina! Venid, peregrinos,
Que ante ella se aspiran amores divinos
Y en ella está el alma del pueblo español.

martes, 1 de mayo de 2012

Orígenes de la fiesta de Covadonga en Méjico.

El origen de las fiestas dedicadas a Ntra. Sra. de Covadonga en Méjico se debe al empeño de siete asturianos, allí residentes, de extender la devoción a la Virgen de Covadonga en aquel lejano país. Para ello acordaron en 1773 solemnizar los cultos y celebrar anualmente la fiesta el día del Patrocinio. Los nombres de estos asturianos son: el Licenciado D. Vicente de Soto, Capellán del Convento de Religiosas de Valvanera, don Francisco Meléndez, don Toribio Noriega, don José González Guerra, don Francisco Fernández Canel, don Fernando Argüelles y don Juan González Guerra. Ellos fueron quienes acordaron el celebrar los cultos en la Iglesia de las Religiosas de Valvanera y costear los gastos ocasionados por tales motivos.
Debido al entusiasmo y la devoción de los fieles, tan sólo seis años más tarde la reducida Iglesia de Valvanera se quedó pequeña ante la enorme masa de gente que acudía allí a celebrar la festividad de la Virgen. Decidieron entonces trasladar los cultos a la Iglesia de Santo Domingo, una de las iglesias de mayor capacidad que existían en la capital azteca, y encargaron construir un retablo con la imagen de la Virgen de Covadonga que se colocó en el crucero de la citada iglesia. Para ello, realizaron una colecta y acordaron que en años sucesivos se destinara un mínimo de 4.000 pesos para poder continuar con dicha tradición.
Deseando asegurar a perpetuidad esta celebración se reunieron los naturales y originarios del Principado de Asturias y convinieron que el medio más oportuno para continuar celebrándola era promover que se fundara una congregación que llevara el título de Nuestra Señora de Covadonga. Para tal efecto redactaron las Constituciones por las que habían de regirse remitiéndoselas, por mediación de don Martín Mayorga, entonces Virrey interino de la Nueva España, al rey Carlos III, dignándose éste el aprobarlas de acuerdo al informe del Fiscal del Reyno en fecha tres de julio de 1784.
Estas Constituciones fueron una copia de las que regían en la Congregación de Nuestra Señora de Covadonga de Madrid y fueron impresas en Méjico en 1785 bajo el título de: “CONSTITUCIONES DE LA CONGREGACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE COVADONGA, DEFENSORA Y RESTAURADORA DE LA LIBERTAD ESPAÑOLA, FUNDADA BAXO LA REAL PROTECCION POR LOS NATURALES Y ORIGINARIOS DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, Y OBISPADO DE OVIEDO”. En la parte final también incluían una breve noticia de la antigüedad y de la situación del Santuario de Santa María de Covadonga, notas que habían sido tomadas en 1572 por el cronista Ambrosio de Morales en su “Viage Santo” realizado por los reinos de León, Galicia y Principado de Asturias bajo el encargo de Felipe II de reconocer las Reliquias de Santos, Sepulcros Reales y Libros Manuscritos de las Catedrales y Monasterios.

jueves, 26 de abril de 2012

La Santa Cueva en la actualidad

La última reforma, que comienza tras finalizar la Guerra Civil Española, es de mediados de los años cuarenta y se debe al insigne arquitecto D. Luis Menéndez Pidal, Miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y por aquel entonces Arquitecto Conservador de Monumentos Nacionales.
En la actualidad se puede acceder a la Santa Cueva por las escaleras del “perdón” o de las “promesas” con sus 105 escalones y también por el túnel que hay desde la explanada alta de la Basílica, construido en 1908 por César García de Castro. Durante las obras de Menéndez Pidal, debido a la fuerte masa de aire que entraba por este acceso, además de poder dar luminosidad y contar una impresionante vista de la Basílica, hacia la mitad se abrió un hueco donde se colocaron tres cruces de piedra. Éstas, en su base, llevan una inscripción en letras romanas que corresponde al año en el que fueron colocadas: MCMXLIV. (1944).
Si la opción elegida para el acceso a la Santa Cueva es la de las escaleras de las promesas antes de entrar en la antecueva nos encontraremos con un medallón de bronce en el que aparece la efigie de Juan XXIII, obra del escultor Gerardo Zaragoza, que recuerda la visita realizada en 1954 por el Cardenal Patriarca de Venecia, Giusseppe Roncalli, futuro Juan XIII.
La inscripción dice lo siguiente:
“YO AMO A LA MADONNA DE COVADONGA COMO LA AMÁIS VOSOTROS LOS ASTURIANOS. TENGO SU IMAGEN EN MI DORMITORIO Y PARA ELLA ES MI PRIMERA ORACION DE LA MAÑANA”.
La verja-puerta de hierro forjado con la que nos encontraremos al finalizar tras los últimos peldaños es obra del cerrajero de Toledo Julio Pascual.
Su inscripción nos dice:
 AQUÍ, AL NOMBRE DE LA MADRE DE DIOS,
DE ENTRE LAS ROCAS, SOBRE LAS CUMBRES,
SURGIÓ ESPAÑA.
A nuestra derecha, podemos ver una gran pila de agua bendita, tallada en piedra, con la inscripción ideada por el canónigo del Santuario el M. I. don Martín Andréu Valdés:
 + SANCTA * ET * INNOCENS * CREATVRA
AQVAE * SITIENTI * POPVLO * DE
PETRA * PRODVCTA+
+ IN * NOMINE PATRIS + ET FILII +
ET SPIRITUS SANCTI + AMEN +
  (“Santa e inocente criatura del agua sacada de la roca para el pueblo sediento. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”).
Enfrente, hay dos lápidas de piedra que recuerdan la visita de la Reina Isabel II al Santuario.
La de la derecha dice:
                                                            EL DÍA 28 DE AGOSTO DE 1858
VISITARON ESTA SAGRADA CUEVA
SS. MM. Y AA. RR. LA REINA DE ESPAÑA
DÑA ISABEL II, SU AUGUSTO ESPOSO
D. FRANCISCO DE ASÍS
Y LOS SERENÍSIMOS SEÑORES
D. ALFONSO, PRÍNCIPE DE ASTURIAS,
Y Dª.  MARÍA ISABEL FRANCISCA DE ASÍS,
INFANTA DE ESPAÑA.
EN DICHO DÍA Y EN ESTE MISMO SITIO
LES FUE ADMINISTRADO A SS. AA. RR.
EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACION

y la de la izquierda:

EL 28 DE AGOSTO DE 1858
DESPUÉS DE RECORRER
APOSTÓLICAMENTE TODA ASTURIAS
SAN ANTONIO MARÍA CLARET,
PEREGRINO DE LA SANTINA,
CELEBRÓ LA EUCARISTÍA
EN ESTA SANTA CUEVA.

Subiendo los últimos nueve peldaños que hay hacia la cueva encontramos otra puerta de hierro forjado construida en los talleres de Lorenzana, de Oviedo, siendo la crestería, friso y cerrojo realizados por el anteriormente nombrado Julio Pascual.
Su inscripción por el lado de la antecueva es la siguiente:
 * SANCTA MARIA DE COBADONGA ORA PRO NOBIS *
Y ya dentro de la Cueva:
 *AVE MARIA - GRATIA PLENA,
DOMINVS TECVM, BENEDICTA TV
IN MVLIERIBVS *
Una vez dentro del lugar Santo, a nuestra derecha leemos una inscripción que nos recuerda que:
“En Covadonga nació la Institución Teresiana
fundada por Pedro Poveda
Canónigo de este Cabildo
1906 -1913
Aquí es donde se venera la imagen de la Virgen que es una talla de madera policromada del siglo XVI. Aunque se presenta vestida bajo su manto oculta una talla de popular belleza. En el año 1777 un incendió destruyó la primitiva imagen que era una sedente, es decir, estaba sentada mientras que la actual aparece erguida y fue una donación del Cabildo de la Catedral de Oviedo en el año 1778 como compensación a la pérdida sufrida de la imagen primitiva. Situada en la parte más próxima al fondo de la Cueva, puede ser visible desde la explanada construida bajo la misma a continuación del estanque. El altar es de piedra y lleva en su frontal una representación alegórica e idealizada de la batalla de Covadonga. Es una escena en que lo referente al cielo está en color celeste; los cristianos aparecen en plata y los musulmanes, en bronce. En el centro y a lo alto de éste aparece la imagen de la Virgen rodeada de ángeles que descienden en ayuda de los cristianos, los cuales, abanderados por Pelayo repelen el ataque de las tropas islámicas. Sobre la cabeza de la Virgen puede leerse la siguiente leyenda: EXVRGE – DOMINE – IVDICA – CAVSAM -  TVAM (Levántate, Señor; juzga tu causa). En la exedra semicircular que separa la imagen de la roca están representados (en unos arcos, imitación del prerrománico) los distintos reyes de la monarquía asturiana entre los que se encuentran Pelayo, Alfonso I, Fruela I, Alfonso II, Ramiro I, Ordoño I y Alfonso III. Forman un semicírculo en torno a la Virgen. En el frontal están los cuatro arcángeles: Miguel, Rafael, Gabriel y Uriel.
Tanto el frontal como la exedra fueron labrados por Juan José García, siendo quizás, en los años en que realizó estos trabajos, el más elevado representante de la orfebrería en España.
A la derecha, excavado en la roca, se encuentra el sepulcro de don Pelayo. Enterrado junto con su mujer Gaudiosa y su hermana en una iglesia cercana, llamada Santa Eulalia (o Santa Olaya) de Abamia (Corao), posteriormente sus restos fueron trasladados a la Santa Cueva en tiempos de Alfonso X “el Sabio”. Pudiera ser que se llevara sólo algún resto, porque según comenta el Conde de la Vega del Sella, en su obra, El dolmen de la Capilla de Santa Cruz, (Memoria núm. 22. Junta para la Ampliación de Estudios, 1919, pp. 37-38): “Según versión oída a un testigo presencial, en la visita que hizo el Rey Alfonso XII al Santuario de Covadonga, fueron examinados los sepulcros que allí se encuentran, no hallándose en el de Pelayo más que un fémur de grandes dimensiones y una chapa delgada de plata en forma de doble cinto”.
En un principio debió ocupar el sepulcro un lugar en el centro de la cueva, siendo trasladado después del incendio de 1777 al lugar que hoy ocupa. Desde entonces, sólo se han hecho en él pequeñas variaciones en su cerramiento. La inscripción que hay en su tumba dice lo siguiente:
AQVI YAZE EL S REY DON PELAIO
ELLETO EL ANO DE 716 QVE EN
ESTA MILACROSA CVEBA COME
NZO LA RESTAURACION  DE ESPA
NA BENZIDOS LOS MOROS FALLECIO
ANO 737 Y LE ACOPAÑA SS MVSER Y ERMANA

(Aquí yace el señor rey don Pelayo,
electo en el año de 716 que en
esta milagrosa cueva comenzó
la restauración de España.
Vencidos los moros, falleció
en el año 737 y le acompaña su mujer y su hermana).
La fecha grabada (716) es una errata de quien la esculpió ya que debería decir 718, año en el que Pelayo es aclamado como líder de la insurgencia cristiana.
Más escondido, en una covacha que hay entre el sepulcro de Pelayo y la imagen de la Virgen, se encuentra el de su yerno, Alfonso I “el Católico”, el cual descansa junto con su mujer Hermesinda, hermana del rey Favila. Fue devuelto a su anterior emplazamiento durante la reforma realizada por el Obispo don Benito Sanz y Forés. En él podemos leer la siguiente inscripción:
 AQVI YAZE EL CATOLI
CO Y SANTO REI  DON
ALONSO EL PRIMERO
I SV MVGER DONA ERME
NISENDA ERMANA DE DON
FAVILA A QVIEN SVZEDIO.
GANO ESTE REI MVCHAS VI
TORIAS A LOS MOROS. FALLECIO
EN CANGAS ANO DE 757.
La capilla actual sustituye a la anterior diseñada por el alemán Roberto Frassinelli y también es obra de Luis Menéndez Pidal. De línea clásica y estilo neorrománico, dentro acoge el Sagrario y está cubierta de madera dorada y policromada por el artista valenciano Juan Talens. En sus muros laterales interiores tiene la siguiente inscripción:

A MATRE – QUIDEM – VICTORIAM :
A FILIO VERAM NUTRITIONEN AD
VIAN SUSCIPIENTES
EX ADIPE – ENIM – FRUMENTI CIBAVIT-
ET DE PETRA MELLE SATURAVIT.
 
(Recibiendo de la madre la victoria – y -  por
medio de ella -  del hijo, el verdadero alimento
para el camino -  pues les alimentó con abundancia de trigo y los hartó con miel de la roca).
La inscripción, al igual que la de la pila de agua bendita que hay a la entrada de las escaleras de las promesas, fue realizada por el M. I. D. Martín Andréu Valdés, canónigo de Covadonga.
La campana de la capilla ha sido realizada según el diseño de Menéndez Pidal y regalada por el Ayuntamiento de Gijón el día del voto a la Santina. (Esta era una tradición en la que algunas Instituciones Asturianas ofrecían como ofrenda a la Virgen un regalo o presente).  Fundida en los talleres Adaro de la misma villa, en su aleación se emplearon diez kilogramos de plata. La inscripción que lleva fue pensada por el escritor de Gijón Eduardo Bonet y dice lo siguiente:
LLAMO AL PEREGRINO A LA MORADA DE SANTA
MARÍA DE COVADONGA, INSPIRADORA DE PELAYO,
REY DE GIJÓN.
DONADA POR EL ILTRE. AYUNTAMIENTO DE
GIJÓN. EN CONMEMORACIÓN DE SU VOTO
A COVADONGA – VII – SEPT – MCMXLIX.
En la parte delantera lleva el Escudo de Gijón, mientras que en la posterior aparece representada la Cruz de la Victoria.
En la actualidad esta Capilla se utiliza como Sacristía aunque, anteriormente, en los días más crudos de invierno, cuando era poca la gente asistente, se solía celebrar en ella la misa.
Hay también, en la Cueva, entre la capilla y la imagen de la Virgen, un sillón episcopal que descansa sobre dos osos, obra del escultor Gerardo Zaragoza. Tallado en piedra marmórea rojiza extraída del propio monte Auseva en su respaldo lleva el anagrama de Cristo, llevando grabado en sus laterales el nombre de los Obispos que pasaron por el gobierno de la diócesis durante el tiempo que duraron las obras de la Santa Cueva y que son los siguientes:
En lado derecho:
D. D. Emanuelle Arce Ochotorena
MCMXXXVIII- MCMXLIV
et
D. D. Bernardino de Arriba  Castro
MCMXLIV-MCMXLIX
Pontifical in Dioce. Oveten.  Muria
Obeurtivus
En el lado izquierdo:
D. D. Francisco Xav. Lauzurica Torralba
MCMXLIX Pontifical Dioce. Oveten. Muria
Obeurtibus.

El ambón del Evangelio, construido en bronce dorado, tiene forma de águila y ha sido una ofrenda del Ayuntamiento de Avilés a la Virgen. Su autor es el mismo que el de las puertas de entrada y lleva la siguiente inscripción:
OFRENDA A LA SANTISIMA VIRGEN DE
COVADONGA DEL EXCMO. AYUNTAMIENTO
DE AVILÉS Y SU CONCEJO.
8 DE SEPBRE. MCML
AVE MARIA, GRATIA PLENA, DOMINUS TECUM.

Javier Remis Fernández
Cayo González Gutiérrez


lunes, 23 de abril de 2012

El Museo de Covadonga adquiere dos nuevas piezas

El Museo de Covadonga ha adquirido recientemente en sendas subastas dos piezas que pasan ha engrosar el archivo del que dispone. Se tratan de una Real Provisión del Rey Carlos III en la cual se concede licencia al Abad y al Cabildo de la Real Iglesia Colegial de Santa María de Covadonga para pedir limosna con el fin de reedificar el Santuario tras el fatal incendio acaecido el 17 de octubre de 1777. Y del libro titulado "El Pelayo", poema escrito en 1754 por Alonso de Solís Folch de Cardona Rodríguez de las Varillas, conde de Saldueña, Gentil Hombre de Cámara de Su Magestad y Obrero del Orden de Calatrava. Este admirable y excelentísimo poema que trata sobre Covadonga, sobre su historia y sobre la belleza de su paisaje fue, en aquel entonces y según las palabras del Catedrático de la Universidad de Salamanca, don Diego de Torres Villarroel, "la pieza más pulida y más bien acabada de las que se admiran en los Èpicos y Líricos de nuestra España". Su autor fue Virrey de Navarra entre los años 1768 y 1763 y sus hermanos José Manuel y Francisco de Solís Foch y de Cardona, fueron Virrey de Nueva Granada y Cardenal de Sevilla respectivamente.
Estas nuevas piezas poco a poco se irán sumando, junto a algunas otras, a la colección ya existente en el Museo.

viernes, 20 de abril de 2012

Concierto de “Melisma” en Covadonga

Este sábado, 21 de abril a las cuatro y media de la tarde en la basílica de Covadonga el grupo coral “Melisma” de Gijón ofrecerá, junto a la Escolanía de Covadonga, un concierto en el que se representarán acorde al tiempo en el que nos encontramos once corales de Bach, de Pasión y de Pascua. En el concierto, que cuenta con el patrocinio de la Fundación Municipal de Cultura y de la Universidad Popular de Gijón, contará con la intervención de Adolfo Gutiérrez Viejo, músico y compositor que ha fundado y dirigido la Capilla Clásica de León y ha sido Director Titular del Coro Nacional de Español además de ser Catedrático de dirección de coros en el Conservatorio de Oviedo.
El grupo “Melisma” fue fundado en 1994 y consta de unas veintidós voces masculinas que interpretan cantos gregorianos, así como polifonía sacra y profana. Su director, Fernando Menéndez Viejo, es un amante de la Santina y de Covadonga ya que entre 1964 y 1968 dirigió la Escolanía del Real Sitio siendo perfecto conocedor de dicha Institución, hoy en día es organista en la Parroquia de San Pedro de Gijón.

El Abad de Covadonga con la emigración asturiana

El pasado domingo 15 de abril el Abad de Covadonga celebró una misa en la capilla del centro asturiano de Caracas (Venezuela). Esta es la primera vez que un Abad de Covadonga visita un Centro Asturiano en Hispanoamérica rememorando así aquel viaje que hicieron a mediados de los años veinte a Puerto Rico, Cuba y México los antiguos canónigos del Santuario, don Manuel Loredo Somonte y don Samuel Fernández Miranda en busca de fondos y donativos para la construcción del entonces Hostal Favila, edificio que hoy es sede de la Escolanía y del Museo de Covadonga.

lunes, 16 de abril de 2012

La construcción del Hostal Favila de Covadonga.

La idea de construir el hostal Favila de Covadonga puede decirse que surgió ante la falta de infraestructura hotelera tras los multitudinarios actos que se llevaron a cabo en 1918, año en el que tuvieron lugar importantes acontecimientos como la Coronación Canónica de la Virgen y la creación del primer Parque Nacional de España, el de la Montaña de Covadonga. Además de la devoción religiosa, otros valores como los históricos, así como la nueva valoración de la naturaleza fueron también causas que favorecieron el incremento del turismo en la zona y sus alrededores. Todos estos factores hicieron que fuese necesario el promover en el Santuario nuevos hospedajes, hasta entonces reducidos a la fonda de la Roxa, la casa de novenas o el Gran Hotel Pelayo, donde la clase más humilde no podía alojarse debido al alto precio a pagar. Esta última causa fue otro de los motivos por los que el Cabildo decidió construir un nuevo alojamiento en el que todas las personas, pudientes y no pudientes, tuvieran cabida.Las obras comenzaron en diciembre de 1920 gracias al espléndido donativo de 100.000 pesetas que un mes antes había entregado el benefactor Rafael Fabián, un indiano natural de Villamayor que con anterioridad había regalado un altar de mármol para la cripta de la basílica. Aunque el elevado importe pudiera llamar la atención, y más si tenemos en cuenta el año en que fue realizado, no fue más que el comienzo de una serie de donativos y suscripciones de personas de toda condición social que sin embargo resultarían insuficientes para poder culminar tan ardua tarea.Ya en la sesión del cabildo celebrada el 17 de octubre de 1924 se citaba la precaria situación para continuar las obras y se habló de la posibilidad de solicitar un empréstito de unas 25.000 ptas. para poder continuar con los trabajos. Ante la falta de recursos, fueron los propios capitulares los encargados de crear una comisión cuya encomienda fuese la de recaudar nuevos fondos con los que continuar los trabajos. Uno de los primeros acuerdos adoptados por dicha comisión fue emprender un viaje de propaganda por Puerto Rico y La Habana, expedición que fue encabezada por el magistral de Covadonga, don Samuel Fernández Miranda y por el Doctoral, don Manuel Loredo Somonte. Ésta, en compañía del conde Rodríguez Sampedro y del arquitecto García Lomas, encargado de la obras de engrandecimiento del santuario, previamente había sido recibida en el Palacio Real por el rey Alfonso XIII. Para su iniciativa también consiguieron la colaboración de la Excelentísima Diputación, entidad que consignó, en 1925, una partida de 75.000 ptas. destinada a las obras del hostal.  Al año siguiente se volvió a agotar el presupuesto y las obras se tuvieron que paralizar durante tres años, tiempo tras el cual se consiguieron nuevas aportaciones que también resultaron insuficientes. Para continuar la edificación, el Cabildo, hubo de solicitar un empréstito al que de nuevo se unieron numerosos suscriptores particulares y anónimos, entre los que se encontraba el Patronato Nacional del Turismo quien, hasta finalizar la obra, contribuiría con una sustanciosa subvención anual.Su inauguración tuvo lugar el domingo 9 de agosto de 1931 y tuvieron que pasar once largos años para ver concluido uno de los mayores retos a los que tuvo que enfrentarse el Cabildo de la pasada década de los años 20. Fue el Abad, don Manuel Tamargo, el encargado de la bendición en un sencillo acto al que acudieron el Alcalde de Cangas de Onís, que ostentaba la representación del Gobernador Civil de Asturias, los Marqueses de Teverga, los señores de Miranda, el representante en Asturias del Patronato de Turismo, doña Isabel Maqua, los representantes de la prensa y gran cantidad de personas llegadas de diversos lugares de la comarca a pesar de las desagradables condiciones climatológicas con las que amaneció aquel día.Tras el acto de inauguración tuvo lugar el tradicional banquete, terminado el cual, el Abad dirigió unas palabras a los asistentes en un breve pero emocionante discurso cargado de agradecimientos para todos aquellos que habían contribuido en la ejecución y la financiación del proyecto hotelero. También hubo un recuerdo a modo de oración para los que ya no estaban presentes, personas que contribuyeron o trabajaron en la obra y que, debido a los retrasos, no pudieron verla terminada.El proyecto y diseño del edificio corresponde a los arquitectos Lomas y Manchobas mientras que la ejecución fue llevada a cabo por personas de su confianza como Inocencio Niembro y Emilio González Capitel.Según comenta el diario Región, en la crónica que ofrece de la inauguración, por aquel entonces este sobrio edificio ya contaba con unas “modernas instalaciones” entre las que destacaban las de “calefacción, saneamiento, y lavaderos mecánicos, que fueron hechas por la acreditada casa R. Nuño”, que tenía su sede en los números 8 y 10 de la madrileña avenida del Conde de Peñalver.